Un catálogo muy vivo (I)

Quienes hemos decidido consagrar nuestra vida a la creación artística nos encontramos con algunas responsabilidades, entre ellas un aspecto aparentemente nimio en la relación con las creaciones: el modo de numerarlas, clasificarlas, definirlas. En este primer artículo de Entrañas os cuento la aventura con la que me estoy encontrando a la hora de elaborar mi catálogo.


Este contenido es sólo para suscriptoras de nuestros planes

Para tener acceso a todos los contenidos de nuestra fanzine cultural es necesario que nos apoyes a través de uno de nuestros planes de suscripción mensual.

¡Únete a LaVidaenMúsica!

Hace años me dio por catalogar mis obras. Las nombraba como se hacía antiguamente: Opus 1, Opus 2… Qué cantidad, qué pequeñas algunas, qué grandes otras… No, así no me sirve. Cuando en 2005 dejé Murcia para vivir en Madrid y empecé a trabajar en la revista Doce Notas, Jorge Fernández Guerra me dijo: “¡Opus está anticuado!”. Tenía toda la razón.

Pero necesitaba numerar las obras, ordenarlas de algún modo. Así que se me ocurrió algo: OSM (Obra de Sonia Megías); pero qué farragoso en mayúsculas. Mejor osm. ¿Y qué hago con las ArteSonías, que fue como englobé a los arreglos, versiones, transcripciones, etc.? Quería incluirlas en el catálogo, porque las considero parte importante de mi producción: he trabajado muchos años como arreglista para el Coro de mujeres Malvaloca de Madrid (entonces Coro de mujeres Entredós), o para la Orquesta Ciudad de La Mancha, o mis arreglos de la música indígena de El Salvador, transcripciones flamencas… Definitivamente, las ArteSonías han de estar, y esa sección del catálogo se llamará asm. Así que ya tengo dos clasificaciones: osm, y asm. ¡Eureka!

Otro tema, el de la cantidad de obras: “¿Cuántas obras has escrito?”, me preguntan a veces. Y yo no sé… cientos. Para regular eso, la cantidad y el ego (directamente proporcionales), decidí agrupar en ciclos tanto las osm como las asm. Así tendría, por ejemplo, 40 ciclos de 10 en vez de 400 obras. Sin embargo con este sistema no conseguí resolver el dilema.

Tanto en el caso de los ciclos como en el de las obras largas con movimientos que se puedan tocar por separado, he usado el signo #, que se utiliza en inglés para abreviar la palabra número. Por ejemplo, mis primeras obras, que fueron para piano, están contenidas en el ciclo Joven piano · osm1# (el símbolo # indica que se trata de un ciclo de obras, o bien una obra con varios movimientos que pueden ser independientes). Dentro de ese ciclo hay veinte obras, cada una con su número, por ejemplo: La luna tiene dos caras · osm1#17.

¿Qué es lo correcto y qué no? Tal vez una experta en archivística se echaría las manos a la cabeza, pero a mí este sistema me sirve para salir del caos.

¿Y las versiones? ¿Qué pasa con las versiones de mis propias obras? Eso no son ArteSonías. Las ArteSonías son versiones de obras de otras compositoras. Pongo como ejemplo el caso de Tres tangos · osm12#. Cada cual tiene su historia: el primero lo escribí en Almansa para piano y violín (2001), el segundo en Trieste para contrabajo y piano (2003), el tercero en La Navata para flauta y piano (2015).

Cada uno de los tres tangos está originalmente escrito para una formación distinta, así que para agruparlos en un ciclo y que pudieran ser tocados por una misma formación instrumental, tomé la decisión de convertir los tres originales en una obra para violín y piano. El resto de adaptaciones a otros instrumentos aparecen como versiones en el catálogo. Véase: Tres tangos · osm12#v13, para saxo soprano y piano, estrenada recientemente por Nacho Solana y Paqui Fornet en Villa Joiosa (Alicante).

Tres tangos es mi obra más versionada e interpretada. Para catalogar sus múltiples adaptaciones he visto la necesidad de utilizar un nuevo símbolo, la ‘v’ de versión. Así, los tangos para contrabajo y piano quedaron como osm12#v1; de violonchelo y piano, osm12#v2; o de flauta y piano, osm12#v3, y siguen las de viola, trompa, etc. ¡Tangos para todas!

(Esta sección sobre el catálogo amenaza con continuar en la siguiente entrega de LaVidaenMúsica.)

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Hemeroteca · LaVidaenMúsica

LVeM #1 · Octubre 2022

LVeM #2 · Noviembre 2022

Artículo anteriorRegálame esta noche
Artículo siguienteProgresar adecuadamente