El monográfico de Granada, o la ingravidez y la entrega

Planear es de cobardes, o de controladores, quizá. Confiar es valiente, confiar es atraer, es el único modo de seguir sanas, de subirse a la corriente con ingravidez y entrega. La voluntad frente al esfuerzo, al sacrificio. El monográfico de Granada como ejercicio de amor, como grandes alianzas o la aventura de la atracción.


Este contenido es sólo para suscriptoras de nuestros planes

Para tener acceso a todos los contenidos de nuestra fanzine cultural es necesario que nos apoyes a través de uno de nuestros planes de suscripción mensual.

¡Únete a LaVidaenMúsica!

Antecedentes

Febrero de 2020, Mª José Fernández y Cristóbal Sanz, directores del conservatorio privado Orfeo, con sede en Granada y en Guadix, vienen a Almansa, a la casa de mi madre y mi tía, a realizar una misión muy especial: recoger todos mis libros y apuntes de cuando yo estudiaba en el conservatorio (Almansa, Murcia, Trieste) y en la universidad (Madrid, Nueva York), de los cursos de verano, y también de la época en que fui profesora en Cieza y en Madrid. Es decir, se llevaron un material muy vasto y variado de aprendizaje musical del que me desapegué como proceso sano y liberador. Gracias, maestros, por haberme enseñado tanto, ahora me toca soltar.

Llega la pandemia, durante la cual Mª José y Cristóbal clasifican y ordenan el material del que son custodios, y que se ha ido nutriendo desde 2020 con nuevas publicaciones sobre mi trabajo que les he ido cuidadosamente enviando en paquetes postales. Deciden llamar a la biblioteca del conservatorio Orfeo ‘Biblioteca Sonia Megías’. Gran honor para mí, cómo no.

Al ser época de pandemia, se hace difícil encontrar fecha de inauguración. Pero por fin en la primavera de 2022 me la dan: sábado 22 de octubre, con talleres y ensayos los días previos con intérpretes de la zona para preparar el concierto de inauguración. Llamo a amigas músicas que viven en Granada por si quieren participar en el concurso: acepta el dúo pianístico a cuatro manos Gálvez-Onieva (Alba y José Ángel), su hija Clara Onieva, la chelista Kathleen Balfe, … Se acerca la fecha y según me cuentan del conservatorio, no se ha inscrito nadie a los talleres y me preguntan si me compensa ir sólo a la inauguración y concierto. ¡Claro que sí! No hay problema. Además viene mi familia (madre, tíos, primas) a Granada para acompañarme en el acto.


Miércoles

Total que el miércoles 19 de octubre a las 10:30 de la mañana pongo comida a los gatos y salgo de mi casa de Santa Pola para ir rumbo a Granada con autobuses varios. Ocho horas después me recibe allí mi amiga Pepa Martín con bombo y platillos, dispuesta a pasear y ponernos al día después de años sin vernos (ella era contralto en el Coro Fulbright de Madrid).

Hace días que no tengo noticias de los directores del conservatorio Orfeo, así que llamo a Mª José, que está trabajando en Guadix, y le cuento que he llegado bien a Granada y que varias personas quieren hacer el taller de experimentación vocal por las tardes. Me dice que es imposible en el conservatorio Orfeo, así que Pepa ofrece su casa y nos ponemos manos a la obra para organizar todo.

Llega la noche, Mª José llega a casa sana y salva, acompañada por compañeros del conservatorio público de Guadix con quienes ha estado comentando acerca del concierto del sábado. Cuarenta minutos después me envía un mensaje de texto para decirme que se anulan los actos de inauguración de la biblioteca porque ella y su marido están enfermos y no pueden delegar en nadie que abra ni la biblioteca ni el auditorio. Después de haber estado semanas haciendo promoción del evento en medios y redes

Siento miedo, ansiedad, enfado, frustración. Tengo lugar para el taller, en casa de Pepa, pero ¿y el concierto? Las intérpretes han estado semanas preparando las obras, incluso Kathleen la chelista está de camino en avión para llegar al concierto (ella es ahora la primera violonchelo en la Orquesta de Tenerife)…


Jueves

Llega el día siguiente y desayuno en casa de los Gálvez-Onieva, para trabajar juntos las Dos cubanías que estrenarían el sábado. Suena el teléfono, es Cristóbal desde el teléfono de Mª José, contándome con una calma aplastante que el tiempo de todos es muy valioso, que el suyo también, y que ahora están enfermos y no se puede hacer el concierto en el conservatorio porque habría que pagarle al conserje. Pregunto cuánto, y me responde que al tratarse de un colegio religioso (la sede del conservatorio) es todo mucho más complicado que eso. Que si encuentro otro lugar, que le mande la información y hacen un cartel. Yo siento gran desconcierto con todo este sinsentido. Llamo a mi familia para que no venga, pues la biblioteca la doy por inaugurada y ya lo celebraremos en un lugar más cercano.

Ante la situación, Alba y José Ángel resuelven ofreciendo su sótano para el concierto, y pensamos entre los tres cuál podría ser el nombre del sótano como sala de conciertos… ¡Clara Schumann! Dice Alba, pues su hija se llama Clara por la compositora. Pues ya está, la Sala Clara Schumann abre sus puertas para el monográfico de Sonia Megías. Una sala underground, en este caso literal. Envío la nueva ubicación y hora a los directores de Orfeo para que pidan a alguien que ponga ese cartel que ofrecieron, no recibo respuesta. Tampoco ponen cartel.

Bueno, reubicamos el taller y reubicamos el concierto. Viva la amistad, el poder resolutivo y las buenas energías. Así que los talleres en casa de Pepa, con 7-8 personas cada tarde, van de maravilla, y el concierto, al que asistieron personas cercanas, fue delicioso e íntimo.


Sábado

Limpieza del patio para el ágape post-concierto, adecuación de la Sala Clara Schumann. Recibimos a las artistas, que vienen preparadas y contentas. Recibimos al público, curioso por el lugar doméstico y acogedor. El programa fue el siguiente:

Nana, guitarra sola. Clara Onieva (9 años)
Dos cubanías, piano a 4 manos. Dúo Gálvez-Onieva
Second Ripple, chelista cantante. Kathleen Balfe
The Time in a Thread, partitura táctil. Alumnas del taller
Cuatro caminos, partitura táctil. Alumnas del taller
Contrapunto fonémico I (vocales), partitura gráfica. Alumnas del taller

La voluntad, la buena voluntad, la buena atracción, el poder resolutivo, el amor… No sé, podría hacer una lista larguísima de palabras que definen lo mismo. Me sentí feliz, querida y cuidada por mis amistades granadinas, las antiguas y las nuevas. Qué bonito.


Domingo

Me vuelvo a casa llena del amor de estas personas afines que allanaron el camino, que me llevaron a rincones de la bellísima Granada, me vengo con dos libros nuevos, un CD, un tarro de kohl marroquí para los ojos, un montón de jotillas verdes y canciones griegas, experiencias bonitas, cervecitas con tapa, agradecimientos y nuevas amigas.


Hoy

Termino este texto el miércoles, 9 de noviembre. Tres semanas después de todo este cuento sigo sin tener noticias de los directores del conservatorio Orfeo. Ahí está mi biblioteca, ahí todos mis libros de cuando estudié y enseñé. No la conozco, nadie abrió la puerta para que la viera. Las intérpretes del monográfico están llamando al teléfono 680…, interesadas en consultar mis libros, pero nadie les da fecha.

La vida es a veces tan sorprendente…

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Hemeroteca · LaVidaenMúsica

LVeM #1 · Octubre 2022

LVeM #2 · Noviembre 2022